CONTÁCTENOS

422 - 1873 / 422 - 0970

TELÉFONO

ALIANZAS INSTITUCIONALES

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

CORREO ELECTRÓNICO

OFICINA

Paseo de la República 3195 Piso 10
Oficina 1004,San Isidro. Lima- Perú

face.png

OPORTUNIDADES
LABORALES

POLÍTICA DE PRIVACIDADO

Protección de Datos

© 2020 Vocati Consulting

instagram .png
Buscar
  • Vocati Consulting

Quiero renunciar a mi trabajo: 6 tips para reflexionar antes de dejar un empleo


Renunciar a un empleo es una decisión muy difícil de la que dependen muchos factores: las cargas familiares, el mercado laboral, los ánimos para volver a buscar un trabajo… Si te estás planteando dejar tu actual trabajo, debes plantearte estos 6 puntos.


Los trabajadores tienen el derecho a renunciar a su empleo si lo desean. Bien sea porque las condiciones laborales son abusivas, el ambiente de trabajo ha cambiado o tienes otros proyectos en mente; puedes presentar tu renuncia a tu empleo cumpliendo con las formalidades y el margen de tiempo necesario para ello. No es difícil, aunque no es una decisión que debas tomar a la ligera.

Antes de dejar un trabajo debes valorar y pensar con cautela cuáles serán los beneficios y pérdidas de esta decisión, si es el momento indicado para hacerlo y cuál sería el siguiente paso a dar en la vida profesional. Si estás buscando un cambio en tu vida y quieres renunciar a tu actual trabajo, a continuación te contamos algunas consideraciones que debes tener en cuenta antes de presentar tu carta de renuncia al puesto de trabajo que ahora ostentas.

A continuación te planteamos seis puntos sobre los que deberías reflexionar antes de presentar tu renuncia a tu puesto de trabajo. Toma la decisión siendo consciente de los retos y adversidades a los que deberás hacer frente para no arrepentirte de haber dejado tu empleo.

1. Analiza tus finanzas

Antes de tomar cualquier decisión es conveniente que analices tu situación económica. Si quieres renunciar a tu trabajo y a su remuneración, debes contar con unos buenos ahorros en previsión de estar unos meses sin un empleo fijo. Estudia los gastos habituales e irrenunciables que tienes, así como las deudas o pagos que todavía tienes pendientes antes de tomar el paso.

La mejor forma de enfrentar cualquier posible imprevisto antes de quedar desempleado, es evaluar bien tu economía. Puede que este paso sea mucho más complicado si tienes personas a tu cargo o eres el sustento de una familia; pero debes tener claro que tu decisión de dejar tu actual empleo puede suponer estar un tiempo en las listas de desempleo y tener que utilizar tus ahorros para mantenerte a flote hasta encontrar un nuevo puesto.

2. Valora si tú estás preparado psicológicamente

Cambiar de trabajo conlleva un período de estás que debes estar dispuesto a volver a enfrentar. Al renunciar a nuestro empleo volvemos a iniciar el ciclo de búsqueda de un nuevo puesto. Una vez tomes la decisión, deberás rastrear los principales portales de empleo, redes sociales y contactos para encontrar una vacante, presentar tu currículo y asistir a entrevistas de trabajo. Si hace tiempo que no afrontas este proceso, puede ser más difícil para ti.

En el caso de renunciar a tu empleo, debes hacer un poco de introspectiva: ¿estás preparado para volver a enfrentarte a una entrevista de trabajo? ¿Podrías readaptarte a una nueva estructura de empresa? ¿Trabajar con nuevos compañeros? ¿Y cumplir con nuevas normas? A veces nos dejamos llevar por las emociones y tomamos decisiones de las que nos llegamos a arrepentir y que no tienen vuelta atrás. Piensa si de verdad alcanzaste tu tope en tu actual trabajo o es un malestar pasajero.

3. Estudia el momento para tomar la decisión

Por más que las razones te sobren para renunciar al trabajo, a veces no es el mejor momento para dejar atrás un empleo remunerado que te sostiene a ti o a tu familia. Analiza en profundidad tu situación actual como si tienes niños a cargo, si estás pagando un préstamo, si la situación del país es compleja, o si un familiar está enfermo y necesita contar contigo.

Es importante que sigas creciendo como profesional, pero debes tener en claro cuáles son tus compromisos, cuándo es momento de cambiar y cuándo de tener paciencia y esperar. Antes de tomar la decisión de renunciar a tu trabajo, puedes hacer búsquedas sobre la contratación en tu sector laboral, los nuevos requisitos que se piden a profesionales como tú o las condiciones que se ofrecen a los nuevos empleados.

4. Piensa en tus objetivos a futuro

Algunos de los motivos por los cuales te planteas abandonar tu actual lugar de trabajo pueden ser la desorganización en la empresa, las discrepancias en el producto o servicio realizado o una idea de innovación en el sector. Las ilusiones de cada uno, el olfato empresarial o las oportunidades de negocio pueden motivarte a dejar atrás tu actual empleo y buscar una empresa donde se reconozcan tus aportaciones o, directamente, crear tu propia empresa.

Cuando finaliza una etapa en tu vida, siempre comienza otra. Si estás decidido a renunciar al trabajo, piensa en tus alternativas a futuro ¿qué esperas del próximo empleo? ¿Cuál es el próximo paso a seguir? ¿Seguirás como dependiente o comenzarás a trabajar por tu cuenta? Ten presente tus deseos y tus habilidades, estas te ayudarán a marcarte el camino a seguir y no arrepentirte de haber presentado tu renuncia a un puesto de trabajo.

5. Consulta a familiares y amigos

Las decisiones las toma uno mismo, pero nunca está de más contar con la opinión de tu padre, tu hermana o de tu mejor amigo ‘el emprendedor. Plantea tus dudas laborales a quienes más te conocen, que normalmente serán tus familiares o tus amigos.

Además de explicar que quieres renunciar a tu trabajo, conversa con ellos sobre las posibles oportunidades a futuro para un profesional de tu sector, con tu experiencia o tu formación. Ellos te aconsejarán como nadie y te dirán si es el mejor momento para hacerlo y si es lo que realmente necesitas en tu carrera profesional. Quizás, conseguirán que valores algunos aspectos que se te han pasado por alto y que te ayudarán en la toma de la decisión.

6. Actualiza tu currículum

Una buena forma de ser consciente de lo que podría ser tú día a día si decides renunciar a tu trabajo es revisar tu currículum y actualizarlo. Si hace poco tiempo que has abandonado las listas de desempleo es probable que este ejercicio te tome unos minutos, pero si eres un trabajador que hace años que no ha asistido a una entrevista de trabajo la actualización de tu currículo te ayudará a tomar conciencia de tus posibilidades en el mercado de trabajo.

Detalla los proyectos profesionales que has realizado en este último tiempo y actualiza la sección de estudios si has realizado algún curso últimamente, además de ampliar el apartado de experiencia profesional. No obstante, en un mercado laboral tan competitivo y con perfiles de trabajadores tan similares, apuesta por incluir tus conocimientos y habilidades para distinguirte. En estos años o meses de trabajo, ¿qué cosas has aprendido que no pueden enseñarte en cursos? ¿qué te hace diferente de otra persona con tu formación y trayectoria profesional?


510 vistas